Acerca de Dios

Creemos en un solo Dios indivisible. Este Dios se ha manifestado imultáneamente y actualmente como Padre, Hijo y Espíritu Santo, el Todopoderoso, el Salvador, el Señor, etc. Dios no solo es Padre en la creación, pues ahora mismo es nuestro Padre y actúa como nuestro Padre, en razón que hemos sido adoptados como hijos suyos por causa del nuevo nacimiento. Dios no solo es Espíritu Santo en razón de que El llena nuestras vidas en la regeneración, sino que él siempre ha sido, es y será Espíritu Santo. Dios solo tomo la forma humana como Hijo, por causa de la Redención, pues solo un humano puro y perfecto podía representar a toda la humanidad ( Isaías  53: 4-5, Ezequiel 22:30).

Acerca de la Escritura

Nosotros creemos en la absoluta inspiración de las Sagradas Escrituras, en sus manuscritos originales, dados por el Espíritu Santo sin error cuando inspiro a los hombres de la antigüedad. Además, nosotros creemos que la iglesia no tiene autoridad de establecer doctrina o prácticas contrarias a estas mismas escrituras. (II Timoteo 3:16)

Acerca del Hombre

Creemos que el hombre fue hecho a la imagen de Dios y es corona de la creación. El es ahora por razón de la caída espiritualmente alejado de su creador. Aparte de la gracia de Dios no tiene la habilidad de obtener su llamamiento supremo. (Salmo 8; Efesios 2 8-9).  

Creemos que toda persona se debe arrepentir y ser sepultado juntamente con el Señor Jesucristo en las aguas del bautismo. (Mateo 28 19, Hechos 2 38, Romanos 6 4, II Pedro 3 9)  

Creemos que el bautismo del Espíritu Santo es un revestimiento de poder dado por Dios para ungir a cada creyente para la santificación y el evangelismo. Es nuestro entendimiento que los dones dimensionales  del Espíritu Santo están activos dentro del cuerpo de Cristo hasta la venida del Señor.  

Además, creemos en el uso y desarrollo de estos dones deben ser guiados y animados a implementarse bajo la guianza de las autoridades locales. (Hechos 8:14-17; Hechos 19: 1-2; I Cor. 12: 4-7)

Creemos que todos los que son llamados de su Nombre debemos alejarnos de toda iniquidad, entendiendo que la salvación de la paga del pecado solo se da con el proceso de la redención. Creemos que la obra del Espíritu Santo es formar el carácter de Cristo en nosotros. (II Timoteo 2:19)

Acerca de la Iglesia

Creemos en el sacerdocio de cada creyente. Esto significa que cada creyente nacido de Dios tiene igualdad de status delante de Dios y acceso directo a su Señor. (I Pedro 2:5).

Creemos que la identidad del cuerpo de Cristo en la tierra es primordialmente percibida a través de las congregaciones locales, y reconociendo la necesidad de consenso en asuntos de conducta y doctrina fundamental, nosotros confesamos fuertemente la congregación local como soberana y autónoma, no independientes ya que todos formamos parte del cuerpo de Cristo. (Apocalipsis 2-3)

Creemos que el llamamiento de Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros son ministerios funcionales el día de hoy en la iglesia hasta que Jesús regrese. Además, estos ministerios son dones o regalos dados a la iglesia con el fin de equipar a los santos para la obra del ministerio, para que el cuerpo de Cristo sea edificado. ( Efesios 4:11-16)  

Acerca del Reino

Creemos literalmente en la segunda venida de nuestro Señor, en el reinado literal de Jesús sobre la tierra, la resurrección de la regeneración para vida eterna y la degeneración para eterna condenación. Creemos que el Reino fue, es y será y que entre tanto el regresa debemos ocuparnos en predicar este evangelio del Reino y enseñar a los discípulos como se reina y se reinará con Cristo. Creemos en la victoria final, total y eternal del Reino de Dios. (Hechos 1:9-11; Daniel 12:2; Apocalipsis 22:1-7)